dissabte, 10 de gener de 2009

Capítulo XXVII
DE CÓMO SALIERON CON SU INTENCIÓN EL CURA Y EL BARBERO, CON OTRAS COSAS DIGNAS DE QUE SE CUENTEN EN ESTA GRANDE HISTORIA
Éste capítulo, una aventura más de nuestro querido caballero, da comienzo en una venta donde se encuentran el cura y el barbero. Ellos dos han pensado idear una especie de estrategia para que Don Quijote vuelva de las montañas dónde está haciendo penitencia, intentarán que les haga caso y tome una decisión coherente. Ellos salen hacía donde se encuentra Don Quijote y cerca de ahí hablan con Sancho Panza el cual se pone de su parte y pasa a formar parte del plan y va en busca de Don Quijote. Durante el viaje se encuentran con un nuevo personaje, y es entonces cuando los lectores nos topamos con otra historia independiente a Don Quijote. Éste hombre es Cardenio, un criado que canta versos tristes sobre su historia, él esta enamorado de Luscinda y ella quiere el matrimonio con él, Cardenio confía en su señor (Fernando) para que haga los trámites de la pareja mientras él no está, pero es el mismo Don Fernando quien pide matrimonio a la dama, aprovechando que el otro no está. Cardenio recibe una carta de Luscinda, que dice que antes de casarse con otro hombre, acabaría con su propia vida, pero al final no cumple con su palabra, y Cardenio a escondidas presencia el enlace matrimonial con Don Fernando. Muy triste y afectado, monta a su caballo y se dirige a unas montañas donde no puedan molestarle y desde entonces vaga por allí lamentándose y explicando su triste historia. Y en ese momento es cuando se encuentra con el cura y el barbero ya que es en esas montañas dónde Don Quijote hace su penitencia.

Capítulo XXXII
QUE TRATA DE LO QUE SUCEDIÓ EN LA VENTA A TODA LA CUADRILLA DE DON QUIJOTE
Al acabar de comer, siguieron con su camino y llegaron a la venta. Le prepararon un lecho dónde descansar a Don Quijote y éste se acostó pronto. Le devolvieron a la mujer de la venta, los atuendos que havían utilizado para engañar a el caballero y pidieron algo para cenar. Hablaron sobre las razones de la locura de don Quijote y el ventero les enseñó tres libros de caballerías. El cura quería quemarlos y dejar únicamente el que era la historia real. Pero el hombre no creía eso y prefería los otros dos. También había una obra escrita por ese ventero y el cura la cogió y la empezó a leer.

1 comentari:

soldevilla ha dit...

Buenos resúmenes de lectura. Siga con el Quijote, que ofrece muchas sorpresas....